Toxina botulínica

Elimina las arrugas faciales.

 

Elimina y atenúa arrugas y marcas de expresión.

 

Piel más lisa y rostro más relajado y juvenil.

Conoce este tratamiento

¿Cómo funciona?

¿Aún con dudas?

Tratamiento ideal para personas que quieren lucir rostro saludable, joven y radiante.

La toxina botulínica, más conocida por la marca Botox, ha revolucionado el mundo de la cirugía estética. Hoy en día es la técnica estética más usada y ha conseguido potenciar el conocimiento de la anatomía facial y la forma de trabajar los músculos que proporcionan la expresión. No sólo podemos eliminar las famosas patas de gallo o las arrugas del entrecejo, sino que podemos modificar una sonrisa que enseña demasiado los dientes o la posición de tristeza de los ángulos de la boca. También es muy importante en la eliminación de las bandas del cuello o en la arrugas del escote. Esta sustancia, inyectada en pequeñísimas cantidades en ciertas líneas de arrugas faciales, logra la casi desaparición de las mismas de forma prolongada, sin alterar la sonrisa ni la expresividad. Es un magnífico complemento a las técnicas de corrección de flaccidez del contorno facial como la radiofrecuencia o para preparar las cajas de cara a la cirugía de la blefaroplastia. La otra gran aplicación de la toxina es para el tratamiento de la hipersudoración tanto en manos como en las axilas, consiguiéndose correcciones completas del problema. En el campo de la cirugía reconstructiva es un arma de gran ayuda de cara a los tratamientos de los pacientes con asimetrías faciales a niveles como las cejas o la sonrisa, lo que nos conecta directamente con el tratamiento adyuvante de la parálisis facial o de los espasmos musculares. En estos casos la relación médico paciente es la base fundamental para la consolidación del tratamiento.

Previene y retrasa la aparición de las primeras marcas de expresión facial.

Procedimiento

Aplicación de líquido con pequeñas agujas bajo la piel.

Beneficios

Prevenir y retrasar aparición de marcas de expresión facial.

Resultados

Van apareciendo paulatinamente al cabo de unos días.

Duración

Entre 20 y 30 minutos.

Recuperación

Inmediata, evitando tocarse la cara y tumbarse las 4 primeras horas.

Mejor momento

En cualquier época del año.

Elimina las arrugas en las zonas de la frente, entrecejo y patas de gallo.

Preguntas frecuentes sobre este tratamiento:

¿Cómo actúa la toxina botulínica?

Las arrugas faciales que se marcan más ante ciertos gestos de nuestra cara, como puede ser fruncir la frente, el entrecejo o las patas de gallo, son producidas por el movimiento de los músculos. La toxina botulínica al ser inyectada, relaja los músculos y las arrugas se atenúan, después de un tiempo variable de entre 4 y 10 días hasta casi desaparecer.

¿El resultado es inmediato?

No. El resultado va apareciendo paulatinamente, lo que resulta una ventaja para el paciente, ya que nadie advertirá que se ha efectuado un tratamiento estético en la cara. Poco a poco, el aspecto irá mejorando y, un buen día, los que ven habitualmente al paciente, le dirán que se le ve mejor sin saber por qué.

¿Qué arrugas pueden ser tratadas con la toxina botulínica?

Principalmente se tratan las arrugas de expresión como las del entrecejo, las “patas de gallo” y la frente.

¿Cuánto dura el efecto del tratamiento?

El efecto completo se logra entre los 4 y los 8 días. Este efecto puede durar, la primera vez, sobre los 4 meses. A partir de entonces el paciente puede someterse a un segundo tratamiento que, seguramente, será más duradero que el primero pudiendo llegar a los 6 meses. De todos modos depende de cada persona.

¿El tratamiento es reversible?

Sí. La relajación muscular que efectúa el producto dura cierto tiempo. Al cabo de los meses, el músculo tratado vuelve a retomar su movilidad y, por lo tanto, las arrugas generadas por su movimiento volverán a aparecer.

¿Durante cuánto tiempo puedo tratarme con la toxina botulínica?

El tratamiento puede ser repetido cada 4,5 ó 6 meses, según la necesidad de cada persona, sin problemas. Hay estudios en la literatura médica que avalan plenamente esta afirmación.

¿Qué me impide tratarme con la toxina botulínica?

Un embarazo, por no existir aún estudios científicos al respecto. Algunas enfermedades de tipo neuromusculares también lo impiden. El médico determinará si existe contraindicación para el tratamiento.

¿Qué profesional está en condiciones de aplicarme el tratamiento?

Debe ser un médico debidamente entrenado en esta técnica. Generalmente un profesional dedicado a la medicina estética: un especialista en medicina estética, un dermatólogo o un cirujano plástico.

¿En qué ámbito se realiza el tratamiento?

En la consulta médica, siguiendo las normas de esterilización, higiene y desinfección adecuadas y utilizando material médico desechable. No se necesita un quirófano ya que no es una técnica quirúrgica, sino médica.

Te llamamos nosotros:

7 + 9 =

Pin It on Pinterest

Share This